El futuro es como el final de ‘Los Serrano’, un sueño. Una palabra que da miedo; FUTURO, pero que a la vez también da impulso y esperanza. He imaginado muchos futuros para Cunit, unos mejores y otros peores, pero siempre en ellos había jóvenes implicados. Y es que es muy difícil poder imaginarse un Cunit sin nosotros, los “neófitos” cunitenses. Soy de los que cree que todo tiene su principio y su final, y que cada generación tiene que tener su protagonismo en su justo momento, y creo que ahora es nuestro momento.